Análisis de Bravely Second: End Layer. Una oda al rol clásico japonés



Los europeos hemos tenido la suerte de poder disfrutar de Bravely Second: End Layer desde febrero, y como ya falta poco para el lanzamiento americano, os voy a contar mi experiencia con este título que no pudo ser más satisfactoria.

Os pongo la intro del juego para que se os vaya poniendo los pelos de punta.

Complot Fetén

Bravely Second nos sitúa dos años después de lo ocurrido en Default. Para los que no lo hayan jugado (como es mi caso), el título se encarga de situarte en la historia con un breve prólogo sobre los hechos acontecidos anteriormente, obviamente con spoilers.

Pero vayamos a grandes rasgos y comenzando por los distintos apartados del juego, en primer lugar y lo que entra por los ojos, es el soberbio apartado artístico (no gráfico, aunque también está a una buena altura) que te deja sin aliento, sobre todo al principio. Si bien es lo que más puede llamar la atención en cualquier imagen que podáis ver, no llega a ser tan increíble como era de esperar cuando has visitado todas las zonas del juego. Un buen ejemplo son las mazmorras (cuevas, templos, etc…), que son escenarios pre-renderizados de lo más simples. Hay que añadir que la resolución del juego debería haber sido aún mayor. En cuanto a los combates, nada que objetar, todo brilla como debe ser.

BS 1

Otro apartado técnico, y este aún más soberbio, es el del sonido. Tanto efectos como voces (a elegir entre inglés y japonés) están correctamente implementados (aunque a las voces en inglés les falta algo de definición), pero lo que en este juego es fetén, es la banda sonora, siendo impresionante en la totalidad de los temas del juego. Este apartado estaba en duda debido al cambio de compositor, pero al final se ha solventado con creces, entre otras cosas porque repite muchos temas del anterior juego. En definitiva, la banda sonora es uno de los puntos fuertes de este título, sublime en su conjunto.

Aún con todo lo comentado en el sonido, posiblemente la jugabilidad está a un nivel similar, o incluso superior al apartado sonoro. El juego se desenvuelve en un sistema de RPG clásico por turnos, donde uno de los puntos más novedosos (ya traído de Default), es el poder atrasar y adelantar los turnos, pudiendo realizar hasta cuatro ataques consecutivos. Sobre el texto parece que no da mucho de sí, pero os aseguro que las estrategias cobran un nuevo nivel sobre un sistema de turnos estándar . El juego trae las mismas funcionalidades en el sistema de batalla que Bravely Default, además de incorporar nuevas opciones como el sistema Second, donde podremos asestarle ataques por encima de 9999 de vida al enemigo, así como parar el tiempo (habrá que esperar 8 horas de juego para rellenar los SP para realizar este ataque).

BS 4

Con este excelente sistema de batalla, hay que incluirle dos cosas que hacen que el juego suba aún más en diversidad: los trabajos y las habilidades. El juego cuenta con 30 trabajos, y sí, se pueden conseguir en la primera vuelta del juego (hago este inciso porque he leído muchos análisis que decían que no, y es totalmente falso), pudiendo subir de nivel en cada respectivo trabajo, hasta 10 como máximo. Estos trabajos, pudiendo combinar dos en un mismo personaje, vienen acompañados de habilidades las cuales serán “de combate” o bien de apoyo, pudiendo usar hasta 5 independientemente del trabajo que tengas. Estas habilidades de apoyo dan muchísimo juego al título, llegando a subir de vida por cada ataque recibido, ver cuantos cofres hay en el mapa o incluso aumentar a 11 el nivel máximo de un trabajo. Parece que es complicado, pero al contrario, es simple, así que no asustaros, lo que pasa es que es necesario jugarlo un rato para cogerle el “tranquillo”. Jugar con las habilidades y los trabajos ofrecerá una multitud de combinaciones, residiendo la gracia en descubrirlos por uno mismo, y dejando el sello de cada cual en las estrategias de combate.

BS 5

Otro gran punto positivo de este juego, es que le han sacado partido a las funciones de conectividad con otros usuarios, tanto online como por Streetpass. Abilink permite la conexión con la partida de otro jugador (tiene que estar registrado como amigo) y poder usar las habilidades que el haya desbloqueado en su juego, de esta forma siendo un mago blanco, puedes usar una habilidad de esgrimago aunque no hayas subido de nivel ese trabajo, siempre y cuando tu amigo registrado si lo haya desbloqueado en su partida. Por lo tanto, a los que no les guste “farmear” mucho, podrán acceder a muchas habilidades de otras personas. Además de Abilink, existen otras funciones de conectividad en los minijuegos del juego (como la Reconstrucción de la Luna).

Por último y no menos importante, es que el juego se adapta a ti y no al contrario. Pudiendo configurar muchos parámetros del juego, como por ejemplo el de que te salgan enemigos mientras exploras las distintas zonas del juego, lo cual simplifica (o no) el juego, a la orden del jugador.

BS 2

Es continuista, ¿y qué?

Antes de redactaros las conclusiones para empujaros a compraros el juego, haré un inciso para criticar a la prensa. No sé cómo se comportará la prensa especializada en América, pero en Europa este juego, ha intentado ser mancillado de todas las formas posibles, llegando incluso a la mentira. El principal “problema” del juego es que es demasiado parecido a la primera entrega, la cual, en la mayoría de medios que suelo visitar, tildaban a Bravely Default de un juego sobresaliente, por lo tanto este juego debería ser sobresaliente también, ¿no? Pues no ha sido valorado así. No me quiero meter mucho más en este tema, simplemente comentar que es un juego en el que es difícil encontrar fallos, ya que está muy bien cuidado en todos sus apartados.

BS 3

Otro detalle que quiero destacar, es que tanto Default como Second han recibido sendas demos, las cuales en mi opinión son horribles, no siendo nada representativo con el juego y dejando una sensación de “siempre lo mismo” que echa para atrás a cualquiera. Con este párrafo quiero deciros, que para valorar esta saga, hay que jugar varias horas para entenderlo correctamente, como en todos los juegos, pero en este caso aún más.

El valor de intentarlo de nuevo

Bravely Second: End Layer ofrece una historia entretenida, pero con unos alardes de ingenio que no he visto en otros títulos, capaz de jugar con la cuarta pared y reinventar el significado tanto de Bravely Second como el del subtitulo End Layer. En definitiva, es un juego con personalidad propia, con un equilibrio de la aventura para que nunca (sí, nunca en 70 horas) se te haga aburrido o repetitivo, pensando en el jugador desde que empieza hasta que termina.

Para los que dudabais, espero que os haya animado, porque este juego es de los mejores RPGs clásicos que he podido probar últimamente, y para los que en un principio no os llamaba la atención, espero que eso haya cambiado. Lo recomiendo, es un juego único y que os hará disfrutar muchísimo, seáis o no fan de los RPGs o si no habéis jugado a la primera entrega.

Para acabar, echadle un vistazo a la versión especial, la cual es igual para todo occidente, y salvo la OST (solo 10 canciones), está realmente bien, en especial el libro. En mi caso, me quedé con las ganas de esta edición…

Enviado desde la luna por los vengadores de Agnes y caza Ba’als.

BS8


Deja un comentario