Analisis de Phantom Trigger (Eshop Nintendo Switch)

El día de hoy, les traigo el análisis de un juego que paso completamente desapercibido el año pasado. Se trata de Phantom Trigger. Este juego se auto describe como un “neon slasher”, con mecánicas de RPG y roguelike y desarrollado por un equipo de dos personas, llamado Bread Team (si si, equipo pan, me parece un nombre excelente). Combinando una forma de jugar bastante complicada con una historia más que intrigante, el juego permite avanzar a través de varios mundos tipo dungeons, llenos de monstruos al mismo tiempo que trata de dar sentido a lo que pasa en el mundo real. Puede ser confuso por momentos, ser transportado entre estas dos realidades paralelas, pero en realidad esto resulta ser una de las mejores cualidades de Phantom Trigger.

El juego empieza con una conversación entre Stan (el protagonista de la historia) y su esposa, que terina de forma tormentosa cuando de repente Stan se desmalla de forma inesperada. Inmediatamente, el jugador es transportado a un universo completamente diferente, donde toma el control de un personaje nuevo llamado Outsider (forastero en español). Ahí, entra un nuevo personaje en escena, llamado Toad (nada que ver con el famoso personaje de alguna franquicia importante de Nintendo) que brevemente explica la existencia del forastero antes de decirle que se vaya a hablar con un árbol. Si bien todo esto parece un poco sin sentido en un principio, enseguida el jugador se da cuenta que es el punto de todo eso. Este árbol antropomórfico le otorga al protagonista una espada para defenderse, permitiéndole atravesar un portal hacia nuevos y peligrosos mundos. Mientras se atraviesan estos mundos desconocidos, los mundos se empiezan a entrelazar, teniendo flashes de la “realidad”, despertando nuevamente como Stan en el mundo real, y Stan empieza a darse cuenta de que todo el universo paralelo está dentro de su cabeza. Es un concepto muy interesante.

Dejemos un poco la historia de lado, y volvamos a mirar el gameplay. Toad, el árbol y varios otros personajes, viven en un pequeño hub, permitiendo tomar un poco de aire entre las aventuras dentro del portal. Enseguida el jugador descubre que el objetivo del Outsider es entrar en los portales y derrotar bosses de diferentes mundos. Es justamente entre estos mundos, donde la acción toma lugar; cortando, golpeando y haciéndose camino a través de numerosos enemigos, llegando a puntos de control a medida que se va avanzando y tratando de encontrar todo lo que hace falta para llegar al boss, sobrevivir la batalla y volver al campamento.

En Phantom Trigger, para derrotar a los enemigos que tiene alrededor, el jugador está equipado con diferentes habilidades y armas. Apretar el botón B, le permite hacer un dash para poder esquivar cualquier amenaza y hace que el gameplay por completo sea mucho más rápido y de acción; el botón Y permite utilizar la espada que se obtiene al principio; con el A se hace un golpe fuerte de puño y con el X se utiliza un látigo tanto para atacar como para un montón de otras cosas (estas últimas dos herramientas, se consiguen más adelante en el juego). El verdadero truco para ser exitoso con este tipo de combate es acostumbrarse a los diferentes tipos de enemigos y sus patrones de ataque. Una vez que se aprende esto, es más fácil esquivar sus ataques y así poder contraatacar con los propios, probablemente utilizando el látigo para acercar a los enemigos a la distancia de la espada o de los golpes de puño. Es increíblemente satisfactorio llevar a cabo las peleas, una vez que se aprende bien cómo hacerlo, ya que siempre te sentís responsable por tus acciones y por los movimientos.

Junto con este gameplay muy disfrutable, hay mucho más que estos “simples” controles de combate, con la inclusión de ideas interesantes, utilizando diferentes acciones físicas. Primero, el arma que se está utilizando recibe mejoras a medida que se la va usando, lo que le da una sensación de un sistema básico de RPG: a medida que se sube de nivel cada arma (simplemente matando enemigos en pelea), se van desbloqueando nuevos combos que se pueden usar cuando se desea. Segundo, hay algunos elementos de rompecabezas en los niveles: algunas veces se requiere que se mueva un bloque pesado utilizando el látigo para activar interruptores para abrir puertas, mientras que otras veces se necesita utilizar las armas (ya que tienen diferentes colores) en interruptores coloridos en donde es necesario recordar el orden de activación para poder avanzar. Desafortunadamente estos son los únicos elementos reales de rompecabezas que están incluidos y solamente se tarda un par de segundos en completarlos. Finalmente, alrededor de cada dungeon hay áreas en la que aparecen hordas de monstruos en lugares pequeños que fuerzan a que haya combates antes de continuar. Por momentos esto se siente un poco frustrante, pero por lo menos ofrece algo diferente.

Habiendo aclarado estos diferentes modos de juego, les puedo confirmar que el mayor defecto de Phantom Trigger es la repetición. Realmente no hay muchos diferentes tipos de enemigos, incluso cuando se progresa por los mundos nuevos, la única diferencia son los tipos de ataques, lo que significa que el jugador se cansa de ver una y otra vez la misma situación de juego. Todos los mundos se sienten idénticos en este sentido; lo que empieza con un sistema de combate prometedor, en seguida cae en algo que nunca fue completamente desarrollado en la obra maestra que podría haber sido. La excepción a esto es los bosses de cada mundo, cada uno ofrece algo completamente diferente. Cada uno es único y ofrece un verdadero desafío, lo que en principio causa que parezcan imposibles de derrotar. Generalmente, los juegos de este estilo van enseñando cosas nuevas en los niveles, que te llevan a demostrar cuanto se aprendió contra el jefe del nivel. Aquí, es todo lo contrario, hay que utilizar técnicas que nunca se habían utilizado antes, para poder derrotar a un monstruo gigante. A algunos jugadores les puede resultar abrumador y confuso el desafío, pero a los que disfruten los desafíos, les va a encantar esto.

Por suerte, hay algo que “salva” a Phantom Trigger. Se trata de su historia y atmosfera. Volviendo a lo que hablamos antes, el paralelismo entre las dos historias alternativas este hecho de una forma brillante. A medida que se van atravesando los mundos como el Forastero, el juego de vez en cuando la pantalla se “rompe” y disuelve en diálogos entre Stan y diferentes personajes del mundo real. Lento pero seguro, el jugador empieza a formar sus propias ideas de que es exactamente lo que está pasando. Sinceramente no estar seguro de que es lo que está pasando, es lo que lleva a seguir jugando y querer responder esas preguntas que se generan sin que nadie las realice. La música suma brillantemente a esto, con una melodía en particular que hace sentir aislamiento, que tranquilamente podrían estar a la par de la banda sonora de Metroid. Ni bien se arranca el juego, los desarrolladores recomiendan jugar con auriculares, y con razón; los mismos potencian la experiencia sin lugar a duda, llevándote a un lugar estéticamente placentero.

Conclusión

A veces brillante, a veces con fallas, Phantom Trigger es un juego que podría haber sido uno de los mejores indies de todo el año 2017, pero cae por la falta de nuevas ideas. Mientras que es un juego bastante duro desde el punto de vista de la dificultad, muchos jugadores encontraran divertido el sistema de combate (que es fácil de agarrar un control y jugar), por los gráficos atrayentes y por la fantástica historia, pero enseguida se aburrirían de los mismos enemigos una y otra vez. Es un gran juego en la suma de todas las cosas, y si yo estuviera leyendo este análisis, le daría una chance.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *