El camino a NX: Wii



A solo una semana del E3, que mejor manera de calmar la espera que siguiendo el repaso de las consolas de Nintendo hasta la próxima NX. Ahora es el turno de la consola que marcó una antes y un después en la manera de ver los videojuegos. Hoy toca hablar de Wii.

Mientras que GameCube estaba en las últimas tras no haber cumplido con las expectativas (en ventas, porque de juegazos iba bien cargada) y DS abría el camino a nuevas formas de jugar y hacía que cada vez más gente se interesara por eso de las maquinitas, Nintendo había encontrado la sustituta para su consola de sobremesa. La llamada Project Revolution levantaba todo tipo de rumores por la red, pero lo que seguro nadie nunca pensó es que este nombre en clave le iba que ni pintado. En el E3 del 2006 por fin quedó resuelto el misterio, y vaya que si eso iba a ser una revolución.

Aunque las bases de la consola en si se habían presentado ya en el anterior E3, la locura inicial que se formó por el mando de la consola fue increíble: pese a que los gráficos parecían un poco desfasados, todo el mundo hablaba de la consola que se iba a controlar con nuestro propio movimiento. La inclusión de los Miis, unos personajes que representan al jugador y que se podían crear a imagen de cada uno y usables en diversos juegos le dio el empujón suficiente para lo que quería conseguir la propia Nintendo con sus nuevas consolas, ampliar el mercado de los videojuegos atrayendo a personas que nunca había jugado y que estas nuevas formas de jugar les interesaran lo suficiente como para acabar entrando de lleno en el mundo del entretenimiento digital.

wii
Wii junto a un Wiimote. El control por moviemiento no era del todo preciso, pero fue una auténtica revolución.

Los mandos eran dos: el principal, llamado Wiimote, que incorporaba acelerómetros y demás sensores para captar el movimiento y transmitirlo al juego, además de los botones A y B (este situado en la parte trasera del mando), + y – (como sustitución de los tradiciones Start – Select), el botón Home para acceder al menú de la consola, una sencilla cruceta y un botón para encender y apagar el mando, que se conectaba a la consola por medio de bluetooth. También incorporaba un pequeño altavoz y contaba con una escueta memoria interna que servía sobre todo guardar tu Mii y llevarlo a casa de un amigo o al revés, traer a tu consola los Miis de otras personas.

Aunque para algunos juegos era suficiente con este mando, para la mayoría necesitabas el otro: el nunchuk, que se enganchaba al mando y servía de stick analógico y que además incorporaba dos botones más, C y Z. Posteriormente se lanzó otro mando más, el clásico, que recordaba tanto en la forma como en la disposición de los botones a un mando de SNES, que añadía dos joystick y un botón home. Este mando fue posteriormente rediseñado bajo el nombre de mando Pro, con un aspecto más cercano al de GameCube.

Respecto de las entrañas de la consola, sus especificaciones no eran mucho comparadas con las de sus rivales generacionales, con un procesador CPU de 729 megahercios y un GPU de 243 MHz, una memoria ram de 88 MB y un almacenamiento interno de serie de 512 megas (ampliable vía usb o tarjeta de memoria) principalmente usado para juegos la Consola Virtual o de Wiiware, y ranuras para 4 mandos de Cube y dos tarjetas de memoria, ya que al consola era totalmente retrocompatible con su antecesora. Respecto del soporte de los juegos, al fin Nintendo optaría por el sistema normal de la época y usó los Wii Optical Disc, semejantes a los DVD. También leía DVDs de doble capa aunque pocos juegos lo usaron, entre ellos Super Smash Bros. Brawl.

El menú de la consola se separaba en los denominados canales. El principal era el del juego siendo el resto diversos programas extra como el Canal Tiempo, Canal Noticias, Canal Fotos, Canal Internet… Esta vez la conexión a internet era más importante, potenciando el juego online y las compras de juegos de consolas antiguas o pequeños juegos de Wii a través del Canal Tienda, o con la participación de jugadores de todo el mundo en el Canal Opiniones o en el Canal Concursos. Incluso un chat de voz gracias al Wii Speak, una especie de micrófono que se conectaba a la consola, aunque apenas tuvo uso real.

Finalmente Wii se puso a la venta a finales del año 2006 en todo el mundo. Coincidiendo con la campaña navideña, es obvio que la consola fuera el regalo más deseado aquellas fiestas, y la locura por hacerse con una fue increíble. Todo el mundo quería la nueva consola que se controla con el movimiento de los mandos, aunque nunca hubieran probado una. Pese a todo, los gráficos menos potentes que sus rivales PS3 y Xbox 360, y que el control por moviendo termino siendo no tan práctico ni fiable como parecía en un principio hizo que la locura inicial por la nueva consola de Nintendo fuera decayendo con el paso del tiempo, pero ni muchos menos fue olvidada o se quedó con un escueto catálogo. De salida ya tenía juegos como Zelda Twilight Princess o Call of Duty 3, pero sin duda la palma se la llevo el juego que venía de regalo con la consola (menos en Japón, que se vendió por separado): Wii Sports.

Tenis, uno de los deportes incluidos en el que es posiblemente el juego más famoso de la consola.
Tenis, uno de los deportes incluidos en el que es posiblemente el juego más famoso de la consola.

Wii Sports fue una total revolución en el mundo de los videojuegos. De hecho, fue el juego que atrajo las miradas de las personas ajenas al sector y que gracias a él empezaron a verlo de otra manera. Tanto que al final jugaba toda la familia, abuelos incluidos. El juego era muy sencillo, 5 deportes: tenis, beisbol, golf, boxeo y bolos. Creabas un Mii o usabas uno que hubieras descargado en la consola y a jugar. Además, los bolos permitían jugar 4 jugadores con un solo mando. Y por si jugabas sin compañía, tenías un modo de un jugar bastante completo con pruebas en todos los deportes. En el 2009 llegaba su continuación, Sports Resorts, que aumentaba los deportes a 12 pero era necesario el Wii Motion Plus, un adaptador que se conectaba al Wiimote y mejoraba control por movimiento.

Pese a las críticas de muchos, Wii no solo tuvo juegos destinados a un público más casual. Dentro de su catálogo podemos encontrar juegos como los dos Super Mario Galaxy, juegos de minijeugos basados en el contorl por movimiento como Wii Play, la saga de baile Just Dance, MadWorld, los dos No More Heroes, el cierre de la saga de Retro Studios con Metro Prime 3 Corruption, incluso el muy polémico Manhunt 2.

Pero sin duda alguna los juegos más recordados de la consola son precisamente los tres grandes juegos con los que se despidió del mercado, el trio de Jrpg: Xenoblade Chronicles, The Last Story y Pandora’s Tower.

Xenoblade Chronicles, desarrollado por Monolith Soft, narra la historia de Shulk, un huma (raza semejante a los humanos) que vive en Colina 9 y su lucha contra los mekon, que parecen inmunes a todo menos a la misteriosa espada Monado, la cual Shulk está destinado a empuñar para develar todo lo que ocultan Bionis y Mekonis, dos colosos inertes sobre los que se ha desarrollo las diversas civilizaciones que pueblan el mundo de Xenoblade. Es un juego brutal, con una historia genial y con un universo tan bien creado que te puedes tirar horas explorando el precioso y enorme mapa, repleto de enemigos y zonas muy variadas. Los combates son en tiempo real, atacando automáticamente según nuestra posición, dejando al jugador el movimiento y el uso de las habilidades de cada personaje. El éxito fue tal que hasta tiene un port para New 3DS (de momento, el único juego exclusivo de la consola).

The Last Story, creado por Mistwalker y con el trabajo del propio Hironobu Sakaguchi, padre de la saga Final Fantasy, nos cuenta una historia de corte más medieval sobre la isla de Lázulis y el grupo de Zael y sus amigos, un grupo de mercenarios que viajan a la isla en busca de un nuevo trabajo, el cual resulta ser enfrentarse contra la amenaza de los malvados gurak. En su primera misión Zael investiga una misteriosa cueva y acaba obteniendo el poder del “magnetismo”, con el que puede atraer la atención de los enemigos. Desde ese momento empieza su cruzada por descubrir la verdad sobre ese poder e intentar cumplir su sueño de llegar a convertirse en caballero. Si bien no es tan largo como Xenoblade ni con un mundo tan extenso, lo bien desarrollada que esta la trama del juego y su apartado gráfico hacen de él algo único que no te puedes perder. El juego también es a tiempo real y con ataque automático, pero da mucha importancia al movimiento y al terreno, pudiendo usar diversas coberturas o aprovechar nuestra posición para atacar por sorpresa al enemigo. Además de la habilidad de Zael de atraer los ataques de los enemigos y poder usar su ballesta para atacar a distancia, las mágias y ataques especiales se basan en círculos mágicos, que determinan su rango de acción y permiten combinar distintos ataques o habilidades. Contaba además con un sencillo juego online, con modo cooperativo para luchar contra diversos jefes en equipo y un modo de batalla contra varios jugadores en una especie de coliseo.

La imagen de la portada de The Last Story, uno de los mejores juegos de Wii y mi favorito del trio JRPG
La imagen de la portada de The Last Story, uno de los mejores juegos de Wii y mi favorito del trio JRPG

Por último Pandora’s Tower, desarrollado por Ganbarion, trata sobre una pareja de enamorados, Aeron y Helena. Ella está afectada por un terrible maldición que la transformará en un monstruo, la cual solo puede tratarse si come la carne de 13 bestias que custodian 13 torres, y además tenemos que hacerlo dentro de un tiempo límite antes de que se transforme. Así que nos ponemos en la piel de Aeron y recorremos las 13 torres para curar a nuestra amada. Este juego tiene un estilo más action rpg y cuenta con diversos finales según el grado de afinidad que alcancemos con Helena.

La consola tuvo dos grandes revisiones: la Family Edition de 2011, que eliminaba la retrocompatibilidad con Cube pero mantenía su diseño inicial, y la Wii Mini, una versión más pequeña de la consola en colores rojo y negro lanzada en 2013 que perdía además la conectividad online y el lector de tarjetas SD pero con un menor precio de salida.

Wii no tenía los mejores gráficos, y hasta la llegada de Motion Plus el control por movimiento dejaba bastante que desear, aun así supero con creces en ventas a sus rivales llegando a pasar los 100 millones de consolas vendidas, siendo así la quinta consola más vendida de la historia. Además, Wii Sports sigue siendo el juego más vendido de la historia, con más de 82 millones de copias. Nintendo había intentado competir con una consola potente y enfocada a los jugadores tradicionales, pero tras lo ocurrido con Cube decidieron cambiar de registro y probar suerte con otra cosa: innovar en la forma de jugar y ampliar el mercado de los videojuegos a toda esa gente que los veía con recelo, como algo peligroso para la juventud y únicamente destindo a estos. Es innegable que tanto Wii como DS marcaron un antes y un después en la historia de los videojuegos, abriendo el terreno para los jugadores “casuals” y cambiando la forma en la que el mundo concebía los videojuegos.

 

¿Y qué podemos esperar de la futura NX? Realmente no creo que vuelvan a usar el control por movimiento, aunque quizás si es retrocompatible con WiiU sea compatible también con los mandos de Wii (con sus juegos es ya otro tema). Lo que sí es seguro es que Nintendo hará lo que más le gusta: innovar y dejar a todo el mundo con la boca abierta.


Deja un comentario