Camelot Blogtendo

La leyenda de Camelot



No, no me refiero al mítico reino de Arturo Pendagron, sino a la compañía encargada de la saga Golden Sun y de varios juegos deportivos de Mario. ¡Acompañadme en este repaso por la historia de Camelot!

Todo se remonta a allá por 1990, cuando nace bajo el nombre de Sega CD4. Sí, Camelot comenzó siendo un estudio de desarrollo de la antigua mayor rival de Nintendo. Poco tiempo después cambio su nombre a Sonic! Software Planning. Su primer juego fue un dungeon crawler, un tipo de juego en el que exploras mazmorras en 3D llenas de monstruos y otros peligros (como la saga Etrian Odyssey, por poner un ejemplo), llamado Shining in the Darkness para la Mega Drive. El juego transcurre en el reino de Thornwood, en el que la hija del rey y el padre del protagonista han desaparecido, y para colmo de males, el malvado hechicero Dark Sol amenaza el reino, por lo que el prota une fuerzas con dos amigos para ir en busca de la princesa y de su padre, y para acabar con Dark Sol.

shining

Desarrollado junto a Climax Entertainment, pese a ser su primer juego, fue un verdadero éxito, lo que dio lugar al nacimiento de la saga Shining, que cuenta con tres ramas distintas: los juegos de dungeon crawler (aunque solo hicieron uno más de este estilo, Shining the Holy Ark para la Saturn), los juegos que tiran por un rpg más puro y estratégico (la saga Force), y los actions rpg.

Shining Force fue el segundo juego de la saga y de la empresa. Lanzado en 1992, en esta ocasión es un juego de rol por turnos más tradicional, con más implicación en la historia. Esta vez, el título nos sitúa en el reino de Guardiana, en el que a nuestro protagonista, Max, le toca detener a las hordas del malvado Kane que intentan revivir al Dragón Oscuro. Por cierto, este juego tuvo un port para Game Boy Advance que incorporaba más trama y nuevos personajes.

Sonic! Software Planning continúo con la saga Shining desarrollando múltiples juegos para Mega Drive, Mega CD, Saturn e incluso para la portátil de Sega, la Game Gear. Incluso en el 1995 se lanzó a trabajar para la sobremesa de Sony, sacando dos juegos para PlayStation: Everybody Golf y el juego de rol Beyond the Beyond, ya bajo el nombre de Camelot Software Planning.

En 1998 por desavenencias con Sega, que por aquel entonces estaba dedicando todos sus recursos a la futura Dreamcast, Camelot decidió dejar la empresa con la que empezó su andadura y buscar un nuevo destino, llegando a un acuerdo con Nintendo para desarrollar varios juegos. La saga Shining no desapareció del mapa, sino que los posteriores títulos fueron a caer en manos de varias compañías. Curiosamente, la primera en lanzar un juego de la saga, Shining Soul para GBA, fue ni más ni menos que Grasshopper Manufacture, la misma creadora de No More Heroes y hogar del genial Suda51.

Los primeros juegos de Camelot para las consolas de la gran N fueron los Mario Golf para Nintendo 64 y Game Boy Color, ambos en 1999. Mientras que el primero era un juego de golf sencillo, pero con unas mecánicas muy bien diseñadas, el que verdaderamente marcó a los fans fue la versión para la portátil. En esta versión, el juego cuenta con un modo historia en el que nuestra meta es ser el mejor jugador de golf. Para ello, podemos elegir un personaje y avanzar en la aventura, subiendo de nivel y mejorando nuestras características. La inclusión de los aspectos de los juegos de rol a uno de golf puede sonar raro, pero Camelot se marcó un juego excelente, que aún a día de hoy sigue siendo el mejor Mario Golf para muchos fans.

mario golf

Dado su éxito, no era de extrañar que repitieran la fórmula con las versiones de GameCube, Toadstool Tour, y la de GBA, Advance Tour; siendo el primero un juego más enfocado al golf normal con los personajes de la franquicia del fontanero, y el segundo con toques de rpg.  Además, en ambas ocasiones se podía pasar el personaje creado en la portátil para jugar con él en la pantalla grande, bien con el Transfer Pack o con el cable de conexión Cube-GBA.  También hubo un Mario Golf en la Nintendo 3DS, aunque este perdía el toque de rol de las anteriores versiones portátiles.

Tras el golf, tocaba el tenis. Al igual que hubiera pasado con el anterior deporte, la saga de tenis se iniciaba con las versiones de Mario Tennis para 64 y para GBC. La versión de Nintendo 64 es un juego de tenis más normal, con dos botones para dar a la bola, pero cuyas combinaciones pueden dar lugar a un buen número de golpes distintos. Además, en este juego aparece por primera vez Waluigi, y volvieron a la saga tanto la princesa Daisy como Birdo. La versión de GBC por su parte, rescata el toque de rol de los juegos de golf, haciendo el título mucho más atractivo, y que al igual que la versión de golf, se ganó un enorme número de fans.

De la misma forma que con el otro deporte, tanto Cube como GBA recibieron sus versiones (Power Tennis y Power Tour, respectivamente), con una manteniendo el estilo de los juegos deportivos de Mario y la otra con la parte de rol que tanto gustó a los jugadores. Desgraciadamente, las versiones de 3DS y WiiU perdieron ese algo especial que ponía Camelot en los juegos deportivos del fontanero, y aunque no son malos juegos, no llegan al nivel de las anteriores entregas.

waluigi

Con la versión rolera de juegos de deportes calando hondo entre los seguidores, era solo cuestión de tiempo que volvieran a sus orígenes, y lo hicieron de la manera que solo ellos sabían: haciendo una obra de arte.

Game Boy Advance iba a recibir de la mano de Camelot una de las mejoras sagas de rol de la historia, y dos de los mejores juegos de la consola. Hablo, como no, de Golden Sun, saga a la que en su día dediqué un artículo a su primera entrega. Que más se puede decir, son unos juegos de 10, mejorando la segunda los pocos aspectos negativos de la primera. Lo tiene todo: una gran historia, misiones secundarias, unos gráficos geniales, una banda sonora increíble, un sistema de combate muy bien planteado, son dos juegos muy rejugables… En fin, si no los habéis probado, no sé a qué esperáis, porque os estáis perdiendo algo inigualable.

Sin embargo, y al igual que pasó con las versiones actuales de los Tennis y Golf, la tercera entrega de la saga bajó mucho el nivel, con un rebaja considerable de la dificultad, la vuelta de los puntos de no retorno, una historia más sosa y que tarda mucho en avanzar de verdad. Tanto, que cuando las cosas se animan de verdad, ya es casi el final del juego. Con las grandes expectativas que los fans tenían tras 8 años de espera, el resultado fue más bien desastroso, con poco éxito tanto de crítica como de ventas. Esperemos que haya una cuarta entrega que cierre la saga (sin ánimo de hacer spoilers, la tercera entrega acaba con un cliffhanger de manual).

No puedo cerrar el artículo sin nombrar a dos piezas claves de la compañía. Por un lado, Hiroyuki Takahashi, jefazo de Camelot, pero además se ha ocupado de escribir y diseñar la mayor parte de los juegos de la compañía, saga Golden Sun y Force incluidas; y a Motoi Sakuraba, músico y compositor de la banda sonora de muchos temas de videojuegos de la empresa, como los de los Golden Sun, Mario Golf y Tennis, e incluso ha participado en juegos de otras compañías, como por ejemplo en varios Tales Of o en los Darks Souls.

logo

Camelot Software Planning tiene ya 26 años de historia, y pese a que sus últimos juegos no han sido del nivel que los anteriores, no me extrañaría nada que en el futuro las aguas vuelvan a su cauce y nos sorprendan con otra joya como solo ellos saben crear. Desde Mario Tennis Ultra Smash para Wii U, no han lanzado nada nuevo, pero quiero creer que están ocupados desarrollando el final de Golden Sun y que, seguramente, tienen algo en mente para la futura Nintendo NX.


Deja un comentario