Mamporros Made in Nintendo – Super Smash Bros.



Os traigo un artículo para que conozcáis la historia de una de las sagas más esperadas cada vez que Nintendo saca una consola de sobremesa (recordar que hasta la versión de Nintendo 3DS no hubo ningún Smash portátil).

El comienzo de todo

Nos tenemos que remontar a los años 90, cuando un jovenzuelo Masahiro Sakurai estaba desarrollando un juego de peleas para la nueva Nintendo 64. El bueno de Sakurai le mostró el proyecto a un amigo y compañero de trabajo de HAL Laboratory, que no era nada más y nada menos que Satoru Iwata. Juntos estuvieron desarrollando Dragon King: The Figthing Game. Querían que destacara sobre otros juegos del género, por lo que en lugar de la típica barra de vida, lo que pusieron fue un porcentaje que indicaba el daño que había recibido el personaje, y cuanto mayor sea este, más lejos saldría disparado al golpearle. Ahí estaba la otra clave, no había que llegar al KO, sino que para ganar, había que lanzar fuera del escenario a los rivales.

El prototipo. Las bases estaban, pero faltaba algo de chispa.
El prototipo. Las bases estaban, pero faltaba algo de chispa.

El juego iba cogiendo forma, pero algo fallaba, y es que ni los personajes ni los mapas, eran los suficientemente llamativos y todo quedaba un poco “soso”. Entonces Sakurai e Iwata fueron a Nintendo con una propuesta que iba a revolucionar todo: que fueran los personajes icónicos de la gran N los luchadores. Finalmente Ninti aceptó, bajo la idea de que los personajes no eran más que muñecos movidos por Master Hand, que representaba la imaginación de un niño.

Después de muchas horas de trabajo, Super Smash Bros. salió a la venta en 1999. Solo contaba con 12 personajes jugables, 9 escenarios y unos pocos modos de juego, pero fue un tremendo éxito. Y es que eso de zurrarse entre cuatro amigos con los personajes de Nintendo engancha.

Pocos luchadores, pero horas y horas de diversión.
Pocos luchadores, pero horas y horas de diversión.

Los controles eran muy simples: salto, bloqueo, agarre, más dos tipos de golpes, normal y smash, que dependen del direccional que estés pulsando a la vez o si estas en el suelo o en aire. Nada de combos largos o combinaciones imposibles de botones, lo que facilitaba el acercamiento del juego a aquellos no muy acostumbrados al género.

El modo principal de un jugador, nos enfrenta en 10 combates contra varios personajes y con varias fases de bonus entre medias, siendo la de romper las dianas la más conocida y querida por los jugadores, hasta llegar al enfrentamiento final contra Master Hand. Pero si algo le dio fama al juego, fue el modo multi de hasta 4 jugadores. Y es que pese a los pocos personajes que incluía (dadas las limitaciones de la maquina) y a la escasa variedad de objetos, se convirtió en una de las insignias de la consola llegando a vender más de 5 millones de unidades en todo el mundo. Y esto solo era el principio.

Como curiosidad, os dejo con uno de los anuncios de Smash. Para mí, uno de los mejores anuncios de videojuegos de la historia.

Llego el cubo, y con él la melee

Tras el éxito de la primera entrega, era impensable que la sucesora de la Nintendo 64 no tuviera su propia versión. Después de las maratonianas jornadas de trabajo que hizo Sakurai, Super Smash Bros. Melee, salió como uno de los juegos de lanzamiento de Game Cube, siendo a día de hoy, uno de los juegos favoritos de los fans y el preferido del propio Sakurai.

Melee introdujo bastantes novedades respecto de su antecesor. En primer lugar, el número de personaje se elevó a 25, se multiplicaron los mapas y los objetos, además de un buen incremento en los modos de juego, aunque el sistema siguió siendo el mismo.

Para un jugador, se incluyeron los modos aventura (un modo con un estilo más arcade, avanzando por diversas zonas de varias sagas y luchando contra varios personajes), all-stars (enfrentándonos contra el plantel entero), los eventos (que plantean diversos retos que superar) y el modo estadio con minijuegos, como el ya conocido Break the Targets o el Home Run, que volvería en los siguientes títulos. El modo multi, se amplió con los Special Melee, que modificaban diversos aspectos de la partida, como que los personajes fueran gigantes o invisibles, o un modo torneo que permitía incluir hasta 64 jugadores.

melee
Captain Falcon haciendo de las suyas. FALCON KICK!

También incluía la posibilidad de hacer fotos de la pantalla, pausando el juego, algo que ha dado lugar a muchísimas imágenes graciosas con los personajes en diversas poses.

Respecto a los nuevos luchadores, aunque algunos eran poco más que clones como Mario y su versión Dr.Mario, cabe destacar que la inclusión de dos personajes, Marth y Roy, pertenecientes a Fire Emblem, saga desconocida por aquel entonces fuera de Japón, su participación en Melee despertó la curiosidad por sus juegos de origen y gracias a su éxito, Nintendo se atrevió a lanzar el segundo juego para GBA y séptimo de la saga, Fire Emblem Blazing Sword, en todo el mundo.

Pero el mayor cambio, fue en la mejora de la jugabilidad. Los controles eran los mismos, pero esta vez las cosas estaban mucho más pulidas (todo iba más fluido y rápido), y pese a algunos bugs, se hizo un hueco entre los grandes juegos de lucha en diversos torneos importantes. Tanto, que aún con Brawl en el mercado, Melee seguía siendo en muchas ocasiones, el elegido para celebrar los torneos, y el mando de Cube, siguió siendo el control más usado para los siguientes juegos de la saga.

En definitiva, Melee es una joya que aún hoy sigue dando muchas dosis de diversión y es un imprescindible para todo aquel que tenga una GameCube. Con Melee y cuatro amigos, diversión asegurado durante muuuuucho tiempo. Por cierto, poco después de la salida de este juego, Sakurai abandonó HAL y fundó su propia empresa, Sora Ltd., tras varios problemas en la que fue su casa durante muchos años.

La revolución se llama Brawl

Con la llegada de la Wii, muchos estaban esperando la entrega que acompañaba como siempre a la nueva sobremesa de la gran N, y 2 años después (y tras ponernos los dientes largos con los diversos trailers del E3 y las noticias que iban soltando en Smash Bros Dojo), por fin pudimos disfrutar de Brawl.

La principal novedad, y a la vez uno de los aspectos más criticados, fue el modo online. Por primera vez el juego incluía un modo multijugador en línea, pero los servidores no eran de lo mejor y no todo el mundo que jugaba tenía una buena conexión, por lo que el lag y los problemas eran muy comunes a la hora de jugar.

El número de personajes aumentó considerablemente, hasta hacer un total de 35 jugadores, incluyendo a viejos conocidos de Nintendo como Pit o Meta Knight, y por primera vez contó con la inclusión de personajes fuera del universo de Ninti como son Sonic y Solid Snake. El número de escenario también creció hasta más de 40, a los que hay que sumar los construidos por el editor de niveles que el juego incluía. También, se añadieron nuevos objetos, como los ayudantes, que son semejantes a las Poké Balls, pero en lugar de sacar al escenario una de las famosas criaturas, un personaje de algunas de las sagas que se daban cita en el juego, acudía a ayudarnos en combate. Respecto a los modos de juego, al ya mencionado online, se le unía el modo Emisario Subespacial, que nos presentaba una historia en la cual tenemos que reclutar a los distintos luchadores del juego durante diversas fases, hasta llegar al jefe final. Este modo se hizo muy popular, especialmente gracias a las enormes cinemáticas que hay entre fase y fase. También, se incluyen unas demos de corta duración, que nos permiten conocer los primeros juegos de los personajes más icónicos de Nintendo.

Lucario a punto de hacer mucho daño con su Esfera Aural
Lucario a punto de hacer mucho daño con su Esfera Aural

La jugabilidad seguía intacta, pero sufrió unos pequeños cambios. A los coleccionables se unieron las pegatinas, que servían para ponerlas en las figuras de nuestros personajes para mejorar sus habilidades. La otra gran inclusión, fue la Bola Smash, que salía de golpe por el escenario y que quien la rompiera, podía realizar un devastador ataque. Por otro lado, el juego perdió parte de esa “rapidez” que caracterizaba a Melee, lo que supuso las críticas de los jugadores de vertiente más competitiva. Sin embargo, hay que recordar que con la saga Smash, nunca se ha tenido la intención de hacer grandes torneos con movimientos imposibles, sino que el principal objetivo ha sido siempre la diversión. Y eso, lo cumple con creces.

Tortazos portátiles

El auténtico bombazo en la saga vino con la nueva entrega, o mejor dicho, con las nuevas entregas. Porque por primera vez un Super Smash Bros. se hacía portátil, y curiosamente sería la versión de Nintendo 3DS la primera en salir al mercado. Ambas versiones son semejantes, aunque tienen algunas diferencias, como los escenarios disponibles o algunos modos que la versión portable no tiene.

En primer lugar, el plantel se eleva hasta los 50 personajes, con el rescate de viejas glorias como Little Mac, el tándem formado por el perro y el pato de Duck Hunt, o la incorporación de Mega Man (que si no llegar a ser por Ninti, seguiría condenado al olvido). Además, por primera vez, los Miis entran a la carga con 3 versiones: luchador, espadachín y pistolero. Y eso por el momento, porque dentro de poco, Mewtwo volverá a la lucha como DLC especial para quienes tengan ambas versiones, y en un futuro probablemente, se añadirán más personajes. Y que no se nos olvide los amiibos, esas figuritas que nos permiten llevar al juego a nuestro personaje favorito para que suba de nivel (aunque por desgracia solo lo controla la CPU).

En ambas versiones, el modo clásico tiene sus diferencias. Aunque en las dos elegimos la dificultad al empezar, en la de 3DS vamos eligiendo diversas rutas, mientras que en la de Wii U, elegimos directamente a quien enfrentarnos. El modo All-Star también varía, puesto que en la versión portátil nos enfrentamos al plantel en orden cronológico, en la de sobremesa es a la inversa, desde los personajes más actuales como Shulk o Estela, hasta los más veteranos como Mario o Pac-Man.

Las glorias reto unidas en un solo juego
Las glorias retro unidas en un solo juego

La edición de Nintendo 3DS, tiene un modo especial multijugador, el modo Smashventura, en el que hasta cuatro jugadores, recorren primero una mazmorra en la que hay que vencer a diversos enemigos y recoger distintos potenciadores, para luego luchar en un combate final.

La versión de WiiU, por su parte, cuenta con el nuevo modo Mundo Smash, en el que al principio los jugadores se mueven por un tablero semejante a los de Fortune Street o a los Mario Party, recogiendo distintos personajes, que luego serán nuestras vidas en una batalla final entre todos. Pero a diferencia de otros modos, en este, cuenta tanto el resultado de esa batalla como los puntos que hayamos obtenido en el recorrido por el tablero. Pero sin duda, lo más importante de la versión de sobremesa es, la posibilidad de jugar hasta 8 jugadores a la vez. Si 4 es caótico y divertido, 8 debe ser apoteósico. Y más con los alucinantes gráficos y la genial BSO, que se han marcado para este juego, que además permite elegir que canciones queremos oír, y modificar la frecuencia con la que salen las diversas melodías de cada escenario.

La saga Smash no tiene una gran cantidad de versiones, pero tampoco las necesita. Con una versión por consola, pienso que es suficiente, porque las horas de diversión que nos proporciona, le convierte en un juego que hay que tener sí o sí. Es el multi por excelencia de Nintendo, que nos acompañará durante muchas tardes, pasando un buen rato con los colegas. Si tenéis dudas sobre si haceros o no con el nuevo Smash, tanto como para Wii U como para Nintendo 3DS, ni os lo penséis, es uno de los juegos que nunca debe faltar, y pase el tiempo que pase, siempre serán tremendamente divertidos.


Deja un comentario