Nintendo, CD-i y los peores juegos de la historia



Hace tiempo escribí un artículo sobre cómo el infructuoso acuerdo entre Nintendo y Sony tuvo como resultado la creación de la que sería una rival más de la gran N en un mercado en el que hasta entonces solo competía contra Sega. Y es que de ese divorcio nació la famosa PlayStation, pero también vieron la luz unos juegos que mejor nunca hubieran existido. Pero bueno, remontémonos a los orígenes.

En principio todo empezó bien, con un acuerdo con Sony para desarrollar un lector de CDs, el novedoso formato que estaba a punto de petarla, para la SNES. Pero tras unos desacuerdos (y con carácter de Hiroshi Yamauchi) se puso punto y final a la relación. Sin embargo, tras este fracaso reavivaron el acuerdo con Philips, que un tiempo atrás había lanzado al mercado su CD-i. Pero antes de entrar a mayores, vamos a ver qué era eso de la CD-i.

Lanzada en 1991, la Philips CD-i era más un reproductor multimedia que una consola en sí. Tuvo varios modelos, algunos más enfocados al ámbito profesional y otros diseñados para el hogar, como si de un centro multimedia se tratase. Aunque su principal función era de reproductor multimedia, también era compatible con videojuegos, pero tuvo pocos y principalmente educativos o recreaciones de simples juegos de mesa, salvo honrosas excepciones, como una versión muy decente del mítico Dragon’s Lair o Burn: Cycle, considerado el mejor de la máquina que incluso contó con un port a PC. Esto unido a que la competencia de consola sería PlayStation, Saturn y Nintendo 64, sellaron su destino como una fracasada consola de videojuegos. La CD-i pasó sin pena ni gloria por el mercado entre 1991 y 1998, cuando fue abandonada definitivamente, tras arrastrar unas continuas pérdidas para la compañía alemana.

Y diréis, pero entonces, ¿a qué acuerdo llegaron Philips y Nintendo? Pues como el aparato ya estaba en el mercado, no se iban a poner a desarrollar un lector de CDs y menos después de ver que el que iba a ser el objetivo a batir, el Mega CD de Megadrive, no gozó de un gran éxito. Así que como parte del acuerdo que habían firmado unos años atrás, Nintendo cedió algunas de sus licencias a Philips para que desarrollara algunos juegos para su CD-i, pero solo eso. Solo cedían las licencias de los personajes, Nintendo no metería mano en el producto, dejando total libertad a Philips. Dos serían las sagas cedidas: Mario (con un juego) y The Legend Of Zelda (con tres). Estos son los cuatro juegos protagonizados por grandes sagas de Nintendo que vieron la luz en CD-i y que no nos hubiéramos perdido mucho si nunca los hubiéramos llegado a ver.

Hotel Mario – 1994- Philips Fantasy Factory

Hotel Mario era un juego de puzzles protagonizado por los dos hermanos fontaneros, aunque para la ocasión se cambiaron de sector. Bowser ha vuelto a secuestrar a Peach, pero ahora se ha dedicado a abrir hoteles por el Reino Champiñón. No, no me lo estoy inventado.

mario
Mario ha dejado el negocio de la fontaneria y se ha metido a botones.

En este juego la misión era cerrar las puertas de todas las plantas del hotel que iban abriendo los enemigos, a los que eliminábamos saltando sobre ellos. Curiosamente también tenía algunos power-ups de los juegos de Mario, como el champiñón o la flor. Contaba también con varias FMV bastante cutres. Aún sigue siendo el peor de todos los Mario que jamás hayan existido, y con razón.

Link: The Faces of Evil y Zelda: The Winds of Gamelon – 1993- Animation Magic

zeldas
Lo único de especial que tienen estos juegos es que por primera vez Zelda si era el nombre de la protagonista.

Estos dos juegos de la saga Zelda tienen los personajes, y poco más. Estamos ante un par de juegos de acción en scroll lateral en los que vamos acabando con enemigos y obteniendo rupias para comprar objetos, todo ello lleno de FMV metidos con calzador.

En el primero Link se va a Koridai cuando un brujo llamado Gwonam le avisa de que Ganon va a conquistar la isla, pero cuando llega a este nuevo lugar al malo le da por raptar a la princesa Zelda, así que el bueno de Link tiene que acabar con los esbirros del rey del mal y volver para salvar a la princesa.

En el segundo, el Rey Harkinian (si, así se llama el rey de Hyrule en este juego) quiere ayudar al reino de Gamelon que está siendo asediado por Ganon. Por ello Zelda envía a Link a ayudarle, pero tras no tener noticias de ninguno de los dos, ella misma decide ir a rescatarlos y a plantar cara a Ganon. Curiosamente, este y el siguiente juego son los únicos de la saga protagonizados por la princesa. Y si, con FMV por un tubo.

El cambio en la jugabilidad de la saga podría haber dado mucho más de sí (es mejor el sistema del Zelda II, en serio), quedando la idea bastante pobre, y las animaciones cutres no mejoran el resultado final. Al menos tiene dos cosas buenas: que difícilmente se haga algo peor y que tenemos una mina de memes casi infinita.

king1
La de memes que han salido de esta imagen…

Zelda Adventures – 1995 – Viridis Corporation

El último juego de la lista es la otra aventura protagonizada por Zelda. En este caso las tornas se cambian, y es Link el secuestrado por Ganon y es la princesa la que debe salvarle. A diferencia de los dos anteriores, este mantiene la vista desde arriba y el desarrollo es en base a superar varias mazmorras. Y hasta aquí el parecido con la saga.

Zeldasadventure1
Este tipo de gráficos se pusieron de moda en la época. Ah, los locos 90.

En lugar de FMV en esta ocasión se intercalan escenas con actores reales, y la propia Zelda que manejamos es también de imagen real con unos fondos de lo más variopintos. El tosco control y las malas animaciones de los entornos y enemigos no ayudan demasiado, dejando un resultado mediocre.

Estos cuatro juegos siguen siendo considerados como los peores de la historia, y no es para menos. El resultado deja mucho que desear, y cuando los ves no sabes si reír o llorar. Quizás sea por el menor presupuesto o por ser realizados por compañías con menos experiencia, pero para haberse asegurado un resultado decente debían haber sido supervisados por la propia Nintendo, que se quedó totalmente ajena a estos juegos.

El acuerdo de Nintendo y Philips acabó aquí, con un obvio fracaso, igual que el que sufrió la propia CD-i. Quizás por el resultado de ambos acuerdos, Nintendo decidió apostar una vez más por el cartucho, pese a las desventajas que suponía frente al CD como soporte, pero por suerte la jugada salió bien y Nintendo 64 nos dejó títulos que son oro puro, todo lo contrario que estos cuatro.


Deja un comentario