Splatoon – Calamares en su tinta



Ya queda muy poco para disfrutar de Splatoon, y para amenizar la espera (y darnos más hype) Nintendo realizó un Direct el pasado día 7. Y pese a ser un poco cortito, de poco más de 30 minutos, estuvo cargado de humor y jugosas novedades.

Pero espera, ¿de verdad aún no sabes que es Splatoon? Anunciado ya en el anterior E3, es la nueva IP de Nintendo, un shooter multijugador en el que dos equipos de cuatro Inklings, calamares antropomórficos que pueden cambiar de forma humanoide a forma de calamar y nadar por la tinta, se disputan un territorio. Aquí lo importante no son las bajas, sino la cantidad de escenario que puedas llenar de pintura. Tiene todas las papeletas para ser el Mario Kart de los shooters.

El último Direct centrado en Splatoon nos ha dejado muchas nuevas noticas. De primeras podemos crear a nuestro propio inkling, eligiendo desde su sexo hasta su color de piel, pasando incluso por la ropa, que nos dará diversas mejoras como por ejemplo gastar menos tinta al atacar o que nuestras granadas lleguen más lejos. Tanto la ropa como las distintas armas las podemos comprar en las tiendas de la ciudad principal del juego, Cromópolis, que sirve de base tanto para las personalizaciones como para acceder a los diversos modos de juego.

cromopolis
Vista aérea de Cromópolis, el centro neurálgico del juego.

Respecto del armamento, tenemos tres tipos de armas: la básica, nuestro armar principal que puede ser desde una pistola normal hasta un rodillo (que tiene pinta de ser de las mejores armas) o incluso un rifle francotirador; la secundaria, como las granadas o los localizadores de enemigos; y las especiales, que se van cargando a medida que usamos tinta y van desde un escudo que podemos compartir con nuestros compañeros a lanzar un poderoso tornado de tinta a una parte del mapa. Aquí no hay munición sino que nuestras armas gastan pintura, que podemos recargar sumergiéndonos como calamar en la tinta de nuestro color, pero si vamos por la tinta del equipo rival nos ralentiza el movimiento.

perso
Uno de las muchas opciones de equipamiento para nuestro calamar.

Como ya he dicho, el objetivo de las partidas multijugador online (las multi locales, por el momento, son solo de explotar el mayor número de globos posible) es llenar el mapa de pintura. Hay dos tipos de partidas: amistosas, disponibles desde el principio, y competitivas, a las que solo podemos acceder una vez alcancemos el nivel 10. En el primero el objetivo es llenar más parte del mapa de pintura, mientras que en el segundo modo nuestra misión es controlar una zona por más tiempo que el equipo rival. Cuando salga el juego solo estarán disponibles estos dos modos (aunque el competitivo será accesible solo cuando suficiente gente llegue al nivel 10) y unos pocos mapas, pero por suerte cada cierto tiempo se realizaran diversas actualizaciones gratuitas (bien por Nintendo) que añadirán más mapas y otro modo de juego competitivo del que aún no se sabe nada: el pez dorado.

Y otra inclusión online, los festivales. Son eventos especiales en los que podemos decidirnos por una u otra opción (en el primer festival tendremos que elegir si somos de música pop o rock) y el equipo que más victorias consiga obtendrá un objeto exclusivo. La verdad es que Nintendo, que no ha sido de muchos juegos online, esta vez ha cambiado de parecer y ha creado un juego muy focalizado a la interactividad en la red y a las partidas multijugador.

Pero también hay un modo historia para un jugador, que hace las veces de tutorial. En él nuestro inkling debe recuperar el siluro eléctrico robado por los malvados pulpos que viven bajo Cromópolis. Durante varias fases debemos enfrentarnos contra los malvados pulpos parar devolver el siluro, y ya de paso recolectar caviar para mejorar nuestras armas y los distintos pergaminos ocultos que nos desbloquearan diversas mejoras. Además tendremos varios minijuegos a los que acceder, a modo de juegos antiguos de recreativa, para evadirnos un poco de tanto lanzar pintura a los que acceder desde la ciudad principal, aunque también podemos probar algunos mientras terminan de unirse jugadores a una partida online.

También se habló sobre la compatibilidad ya conocida con los amiibos. Los tres primeros de Splatoon, calamar e inklings de chica y chico, servirán para desbloquear trajes y misiones extra. Aunque es una buena inclusión, espero que incluyan otra forma de desbloquearlo, porque viendo cómo han volado lo anteriores amiibos seguramente muchos tengan problemas para hacerse con alguno.

batalla
Pintura, pintura por todos los lados.

Al final del Direct se anunció una demo especial del juego, disponible en la eShop, pero que solo era jugable durante 3 horas determinadas. La demo, más que aplacar nuestras ansias de llenar todo de pintura, era para probar la estabilidad de los servidores. Una pena, porque ya puestos podrían haber metido un avance del modo historia.

Aunque no he podido jugar a la demo online (por desgracia como muchos),he podido jugarlo otra vez en el Expomanga de Madrid, que se ha celebrado este fin de semana y en el que Nintendo ha estado muy presente.

splatoon_expo
Stand de Splatoon en el Expomanga 2015.

Como la vez que jugué en la Madrid Games Week, el control de la cámara con el giroscopio del mando al principio se hace un poco complicado de dominar, pero el resto de controles y la mecánica del juego se captan enseguida. El juego es muy rápido, nada más empezar la partida ya te pones a disparar pintara sin tregua para llenar más terreno que el equipo rival. Tienes que estar siempre atento al mapa del mando para saber las zonas que tienes que pintar y si tus compañeros están en apuros para ir a echarles una mano (o mejor dicho un tentáculo), uniéndonos a ellos con el supersalto que podemos realizar desde nuestra base después del respawn. El juego en equipo es básico, pero por lo que he podido probar el chat de voz no es algo indispensable, ya que con vigilar el mapa y nuestras zonas pintadas es más que suficiente. Veremos si cuando llegue el competitivo por equipos lo echamos de verdad en falta.

La música y los efectos de sonido acompañan perfectamente a la acción de la partida, los gráficos son geniales y el juego va totalmente fluido durante todo el tiempo. Toda la partida es una frenética batalla de tinta de calamar que consigue engancharte desde el primer momento en que lo pruebas.

La verdad es que todos ya tenemos unas ganas  enormes de que llegue el 29 de Mayo para iniciar la mayor guerra de pintura de todos los tiempos. Y es que unos calamares nunca han dado tanto de que hablar.


Deja un comentario